NOTICIA

COCHES | 23-03-2020

fuente: BMW Press

EL BMW I8: DE VISIÓN A ÍCONO, Y DE ÉXITO DE VENTAS A CLÁSICO DEL FUTURO.

El pionero del diseño futurista y del placer de conducir dinámico y sostenible: el BMW i8 Coupé y el BMW i8 Roadster se acercan al final de su producción. El primer modelo híbrido enchufable de BMW Group pasa a la historia de la compañía como el automóvil deportivo electrificado más exitoso del mundo.
El tramo final en el camino hacia el "Salón de la Fama" de los vehículos deportivos BMW: seis años después de su lanzamiento al mercado, el BMW i8 finaliza su ciclo de vida del producto. Cuando cese la producción del BMW i8 Coupé y del BMW i8 Roadster, los vehículos deportivos híbridos enchufables habrán asegurado su lugar entre los hitos de la compañía. El BMW i8 comenzó su historia de éxito mundial como una simbiosis única de diseño futurista y tecnología pionera. El primer modelo híbrido enchufable de BMW Group allanó el camino para el placer de conducir que fue tan dinámico como sostenible y se convirtió en el epítome de la fascinación de conducir con la tecnología de propulsión electrificada. Se sentaron las bases para la amplia gama de modelos híbridos enchufables de BMW Group. Al mismo tiempo, el BMW i8 se convirtió en el vehículo deportivo más exitoso del mundo con un sistema de propulsión electrificado. Con más de 20.000 unidades vendidas desde 2014, logró mayores ventas que todos los competidores juntos en su segmento.
El BMW Vision EfficientDynamics ya era una perspectiva atractiva para el futuro de la movilidad individual. El estudio conceptual presentado en el Salón Internacional del Automóvil (IAA) en Frankfurt en 2009 representó la promesa de combinar el distintivo placer de conducir de BMW y un diseño inspirador con una sostenibilidad pionera. El estudio de un vehículo deportivo de 2 + 2 plazas con puertas de ala de gaviota, una reinterpretación del lenguaje típico de diseño de BMW, un sistema híbrido enchufable y tracción integral orientado exclusivamente a la estética y la eficiencia, recibió una respuesta abrumadora. Con el anuncio de que las características centrales de su diseño y tecnología serían transferidas a un vehículo de producción de la nueva marca BMW i y así comenzaría una nueva era de placer de conducir, BMW Group pronto provocó reacciones entusiastas.